La Patria es nuestra Humanidad en Libertad

Seguramente el mejor filme de habla no inglesa, donde el azar concurrente de un “olvidado” hispano se entrecruza con su inefable fortuna

Siguiendo la tradición anual de que cuando palmas y globos de oro suenan, por supuesto que nuevos aires fílmicos traen, nos dimos a la tarea de escudriñar sobre las recientes nominaciones, dadas a conocer por la Academia de los Premios Óscar, cuya 83 entrega está próxima a celebrarse el 27 de febrero, en el Teatro Kodak de Los Ángeles, para deslindar, entre el nutrido grupo de películas, actores, actrices, técnicos y productores en general, los posibles ganadores en cada una de las categorías y sus confluencias.

Aunque la lista es bastante amplia, me parece interesante comentar sobre el impacto de un filme en particular, debido a su polémica argumental y estructural, sin dudas, uno de los candidatos más seguros a obtener la ansiada estatuilla. Les hablo de “Biutiful”, del mexicano Alejandro González Iñárritu, seleccionada entre las cinco más destacadas películas extranjeras, cuyo protagonista, el español Javier Bardem, ganó la Palma de Oro como mejor actor (ex-aequo), en el Festival de Cannes 2010, y que ahora se encuentra nominado, por tercera ocasión, para el Premio Óscar, entre los galanes masculinos descollantes del certamen. Dicho galardón lo obtuvo ya, en la especialidad de mejor actor de reparto, cuando se destacó con “No Country for Old Men”, rodada durante el 2007, además de una anterior postulación, en el mismo rubro, por “Antes que anochezca”, del año 2000, tomando como base un texto del narrador cubano Reynaldo Arenas. Cabe destacar que es la primera nominación de un actor, dentro de esta categoría, cuyo papel se interpreta totalmente en español, aspecto éste que aporta un punto más a favor, a la hora de la selección definitiva, por los miembros de la Academia de Hollywood.

“Biutiful” llega como candidata sui géneris a mejor película de habla no inglesa, además de que, en el caso de México, esta octava ocasión podría ser la vencida, para que dicho país obtuviera su primer Óscar en esa categoría, permitiendo a su realizador Alejandro González Iñárritu, coronar una creciente filmografía, constituida por tres títulos anteriores, tales como “Amores perros”, “21 gramos” y “Babel”, respectivamente.

A pesar de su connotada separación del acostumbrado co-guionista de sus películas anteriores, Guillermo Arriaga (quien ha decidido narrar y rodar sus propias ideas, con dudable éxito), apostamos por esta propuesta fílmica de El Negro Iñárritu, no sólo por presentarnos, descarnadamente, la imagen de dos sociedades que subsisten y convergen, en la Barcelona de hoy, como una disección de cualquier realidad, en donde los inmigrantes se hallan inmersos dentro de una doble fachada de sobrevivencia y crueldad, propias de países tercermundistas, que exponen la vida de cada hombre a una tragedia plural, en donde se difuminan los márgenes creativos y se desemboca en una cruda y profunda realidad, que a ratos se vuelve sórdida, provocando hasta el rechazo del espectador, acostumbrado a escenas mucho menos dramáticas y hostiles.

En “Biutiful”, esta realidad es amplificada objetivamente, frente al impacto de dos infiernos paralelos, a partir de los cuales el cineasta crea una analogía por oposición, que se nutre, a su vez, de su cultura y experiencia filmográfica, para conformar una suerte de ampliación narrativa de la famosa cinta “Los olvidados”, con la que el español Luis Buñuel (1900-1983), obtuviera el Premio a Mejor Director del Festival de Cannes, por abordar los bajos fondos y la marginalidad infantil, en la ciudad de México, como una pequeña muestra símbolo, proyectada al mundo, con un estilo surrealista, dentro del neorrealismo italiano que defendía su realizador, en 1950, mientras que Alejandro González lleva a cabo lo inverso, se traslada a la Barcelona actual, que tiene mucho de espacio altamente semantizado, para, desde un evidente homenaje a su maestro cinematográfico, trasladarnos a otro sitio, con igual connotación, pero en una especie de parábola de la misma situación por resolver, en torno a la inmigración, ya que, según dijo su creador, en la 8va. Edición del Festival Cinematográfico de Morelia: “Hace 60 años, Luis Buñuel filmó en México Los olvidados, ahora me toca a mí ir a filmar a España, pero 60 años después, a los olvidados de ese país, que son los migrantes, le guste a quien le guste”.

Viajes emocionales y trascendentalistas, en una encrucijada de espíritus astrales y terrenales, como el de Uxbal, encarnado por Javier Bardem, quien cubre anímicamente el eje temático de “Biutiful”, cuyas engorrosas diatribas argumentales, sobre inmigrantes chinos y africanos, nos permiten adentrarnos en una cinta compleja, de alto contenido humanista y ontológico, que gira alrededor de la tragedia del hombre, con su profundo debate de vida y muerte, hasta conseguir “un lugar en la memoria de los otros”, como una especialísima manera de conquistar la luz y la redención universal.

José Antonio Gutiérrez Caballero

Miami, 26 de enero del 2011.

Anuncios

Comentarios en: "MÉXICO EN LA OCTAVA VENCIDA DE LOS ÓSCARES 2011" (1)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Seguramente el mejor filme de habla no inglesa, donde el azar concurrente de un “olvidado” hispano se entrecruza con su inefable fortuna Siguiendo la tradición anual de que cuando palmas y globos de oro suenan, por supuesto q…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: